Nuestra Ropa Estará Conectada a la Red Inteligente

smarttextiles
Gabriel Farías Iribarren

Los nuevos avances en la industria textil la están acercando cada vez más a su integración con computadoras.

Gabriel Farías Iribarren, especialista textil argentino

La industria textil tiene como uno de sus objetivos lograr que percibamos a los tejidos como una segunda piel y que ella nos provea de mayor confort y nuevas utilidades.

Donde la innovación es disruptiva, desafiándose a sí misma, es en esa aspiración por convertir a los tejidos con propiedades excepcionales e innovadoras en parte de nuestro cuerpo. Esto, que nos transporta al futuro, permite desarrollar textiles que superan las cualidades de nuestro tejido epidérmico.

Por esto las telas adquieren una nueva dimensión que se acerca a una solución epidérmica inteligente. Aunque es una materia artificial, se trata de lograr que se perciba como lo más natural posible e integrada a nuestro organismo.

Tejidos inteligentes

Estos nuevos tejidos han promovido y definido nuevas tendencias en la moda y, entre ellas, está la de los “wearables” o tejidos inteligentes.

Posiblemente, la innovación y el futuro no llegarán por el agregado de dispositivos electrónicos a las prendas, sino que éstas serán directamente electrónicas. Esto significa que al vestirnos nos conectaremos a la Red o Internet.

En realidad, lo que hoy llamamos “wearables”, que podríamos traducir al español como “tecnología vestible”, es una prenda a la que se le ha añadido un aparato electrónico que permite la conexión con otros dispositivos.

Registrar el movimiento o cantidad de pasos diarios, calcular las calorías consumidas, chequear el ritmo cardiaco, son sólo algunas de las nuevas utilidades que los nuevos tejidos ultra-electrónicos pueden ofrecernos.

Conección a Internet

Así, ya existen camisetas que incorporan un dispositivo conectado a Internet que recibe y analiza información sobre el rendimiento y las variables durante el entrenamiento deportivo de su usuario.

Está en etapa experimental otra camiseta, cuyo tejido tiene integrados una serie de chips microscópicos, que al ponérnosla comienza a registrar nuestras constantes vitales, las que pueden monitorearse a distancia por un laboratorio, clínica o equipo médico.

La firma Google se ha asociado con un creador de denim para producir una chaqueta de jean interactiva para ciclistas urbanos. La misma incorpora en una manga hilos conductores que se conectan a una etiqueta electrónica.

Este sensible mecanismo permitirá al usuario deslizar sus dedos por la tela, como si de un panel táctil se tratara, para controlar el volumen de su teléfono móvil, consultar un mapa o atender una llamada.

La ropa y el material deportivo, ya sea para profesionales o para el público en general, es el sector más innovador dentro de la industria de la indumentaria.

Por ello es el que ha generado mayor cantidad de nuevas empresas textiles que producen tejidos técnicos, especializados e innovadores para cada una de las actividades y disciplinas deportivas.

Este es el caso de la ropa deportiva cuantificadora. La constituyen prendas capaces de cuantificar y registrar la información que genera el entrenamiento deportivo a través de sensores integrados: registro de pulsaciones, de movimientos, medición de activación y fatiga muscular, sobre o por debajo de entrenamiento. Esta información se puede almacenar en el aparato móvil inteligente del deportista o en la computadora del centro deportivo.

Ya se comercializa una camiseta deportiva para los jugadores de polo con tecnología biométrica en tiempo real. Esta camiseta inteligente puede sincronizarse con el “Smartphone” o la “tableta” del usuario siendo un claro ejemplo de la tecnología “usable” aplicada a la industria textil.

Constituida con un sofisticado tejido a base de minúsculas fibras de plata intercaladas entre las demás fibras de la tela, 70% poliéster- 21% nylon- 9% spandex- incorpora los máximos avances en tecnología biométrica para controlar la salud y el estado físico del deportista.

Su extensa red de microsensores en contacto con la epidermis del usuario, monitorea la cantidad de calorías quemadas, el ritmo cardíaco, la intensidad y la energía del movimiento realizado, los niveles de estrés y registra la distancia recorrida. Estos datos biométricos registrados durante el ejercicio serán transferidos vía “Bluetooth” al móvil inteligente del usuario en tiempo real, a través de una aplicación, disponible en la Web, de la marca para quienes adquieran esta camiseta.

Septiembre-Octubre de 2016

SHARE